La importancia de tener una buena ropa de cama infantil para tus hijos

La ropa de cama infantil, aunque destaque principalmente por su colorido, también debe contar con otras cualidades. La suavidad al tacto o la rigidez determinarán el tipo de descanso que estamos ofreciendo a los más pequeños. Hoy te contamos todo lo que tienes que tener en cuenta para elegir los juegos de cama.

Cómo afecta la ropa de cama al descanso

El dormitorio es aquella estancia a la que acudimos cuando buscamos descanso y tranquilidad. Por ello, la decoración debe ir acorde con los beneficios que pensamos obtener. Aunque los/as niños/as dan poca importancia a los elementos decorativos, algunas elecciones poco meditadas pueden afectar al sueño.

Los colores nos transmiten emociones diferentes, y estas varían tanto de una persona a otra. En función de nuestro estado de ánimo elegimos vestirnos con una u otra tonalidad. Del mismo modo, cuando entramos a una habitación, los colores que se hayan elegido nos transmitirán unas sensaciones en particular.

Puesto que los colores fuertes o las tonalidades estridentes llaman mucho la atención no suelen utilizarse en los juegos de cama. Esto se debe a que en lugar de invitarnos a que nos relajemos, nos distraen y pueden llegar a alterarnos sin que nos demos cuenta.

Otros factores clave en la elección de la ropa de cama infantil o para adultos es el tipo de tejido y la calidad del mismo. Unas sábanas o una colcha excesivamente rígidas no nos permitirán movernos con comodidad. Además, resultará desagradable al tacto y podría causar molestias.

El objetivo que debemos perseguir es que la ropa de cama infantil sea siempre cómoda y lo suficientemente suave como para ayudar a conciliar el sueño. Hay que tener en cuenta que con el roce de toda la noche, un tejido de mala calidad puede causar irritación.

Así, además de una estética adecuada pero también acorde a los gustos particulares, la ropa de cama debe ser siempre de calidad. A continuación vamos a conocer algunos consejos para que la elección de la ropa de cama infantil sea la adecuada.

Materiales de la ropa de cama infantil

Por mucho que pueda gustarnos un diseño de ropa de cama infantil en particular, el primer aspecto a considerar es el material. Un precioso estampado puede quedar totalmente arruinado si está fabricado con un tejido poco transpirable o pesado.

La ropa de cama infantil la elegiremos en función también de la época del año. Durante el verano suele utilizarse la microfibra, debido a su ligereza y a su facilidad para el lavado. Sin embargo, la microfibra es poliéster, un material sintético que, a diferencia del algodón, no transpira.

Para el invierno, la ropa de cama infantil suele venir en franela. Un tejido cardado en una de sus caras y que puede estar hecho en lana o en algodón. Al ser más suave y grueso, abrigará más y ayuda a conciliar el sueño. La mejor opción es utilizar algodón natural al 100%.

Debemos tener en cuenta también las posibles alergias al elegir la ropa de cama infantil. Dado que la piel de los/as niños/as es más delicada, determinadas sustancias como los tintes pueden causar una dermatitis atópica. A edades tempranas se recomienda también lavar la ropa de cama infantil con regularidad. Por último, los botones u otros elementos decorativos debe estar bien sujetos y no causar molestias al dormir.

Diseños de la ropa de cama infantil

La edad es el factor determinante a la hora de elegir la ropa de cama infantil. Cuando aún duermen en la cuna o son muy pequeños, no prestan atención a estos detalles. Sin embargo, a medida que crecen y se familiarizan con los personajes de los dibujos, pueden solicitar ropa de cama infantil de aquellos que son de su agrado.

Como hemos dicho anteriormente, antes de lanzarnos a por un estampado o dibujo debemos valorar la calidad. No obstante, el tejido de las sábanas será más relevante que el de la funda nórdica, por lo que siempre es posible ceder.

En cualquier caso, siempre conviene tener juegos de ropa de cama infantil completos de buena calidad. Los diseños más comunes suelen los cortes clásicos y de color blanco para la cuna y los rosas y azules para la ropa de cama infantil, con cuadros o rayas. Estos elementos dan mucho juego a la habitación y pueden servirnos para ampliar visualmente la estancia.

Piezas para la ropa de cama infantil

Una vez que hemos verificado la calidad y el acabado del tejido y tenemos un estampado que nos guste, nos queda elegir las piezas de la ropa de cama infantil que vamos a llevar. La importancia del tejido de las sábanas se debe a que estas estarán en contacto más directo con la piel. Sin embargo, si también buscamos la estética, estas no son visibles.

En Carmen Borja recomendamos combinar la ropa de cama infantil con una colcha o un plaid. Este último es una manta ligera y de gran suavidad que se coloca habitualmente sobre la cama, aunque también se utiliza en el salón. Con esta única pieza podemos transformar el dormitorio en una estancia acogedora y relajada.

Y para darle un último toque a la ropa de cama infantil, los cojines coordinados con el plaid mejoran la armonía. Lo ideal es combinar uno en una tonalidad más oscura con otros blancos o de color claro. De esta manera no sobrecargaremos el ambiente pero sí potencial el equilibrio visual.

En nuestra galería es posible conocer las diferentes colecciones que tenemos en ropa de cama infantil, así como los tamaños disponibles. Todas ellas han sido fabricadas en algodón egipcio natural 100%, lo que ofrece una gran resistencia y el máximo confort. Viste la estancia de los más pequeños con diseños únicos y exclusivos de Carmen Borja.