NUESTROS MANTELES Y SERVILLETAS

Enamórate de nuestros Manteles y servilletas ...

Vestir una mesa es un aspecto en el que debemos poner mucho interés si queremos adecuarnos a cada una de las situaciones. Todos sabemos que las reuniones alrededor de una mesa, es decir, organizar citas en las que la comida esté presente es un punto ineludible y clave de la mayoría de las festividades y celebraciones que nos rodean, especialmente en la cultura española, donde las cenas familiares, los cócteles con amigos, socios o personas de nuestro interés son extremadamente frecuentes.

Es por todo esto que la mesa se convierte en el centro de todas las miradas y estar a la altura es cometido indirecto de la mantelería que presentemos en los diferentes acontecimientos que se lleven a cabo a su alrededor. El protocolo de algunas ceremonias a veces es muy estricto y un pequeño fallo quizá sea definitivo. No debemos preocuparnos por ello si nos informamos un poco, y escogemos bien la ropa de mesa. Con algunas pequeñas puntualizaciones y ligeros rasgos, vestir la mesa correctamente está al alcance de cualquiera.

Las servilletas de tela: grandes protagonistas

Son un complemento indispensable de cualquier buena mesa que se precie. Al igual que ocurre con los manteles, las servilletas se muestran en diversas opciones y tejidos: desde unas servilletas bordadas con motivos naturales: flores, hojas o composiciones de plantas, hasta con las iniciales de los propietarios de la casa o con el logotipo de la firma que ofrece el banquete. Todo un símbolo de exquisitez en manteles y servilletas. Porque todo cuenta a la hora de agasajar a nuestros invitados y las mantelerías reflejan y potencian la imagen que queremos proyectar hacia los demás.

Personalizar nuestra mesa con servilletas originales sin duda dará una pincelada que cautivará a todos. Con vivos colores e imaginación crearemos auténticas y divertidas composiciones que impresionarán a los invitados y seguro que les hace esbozar una sonrisa. Saber que hemos invertido tiempo en planearlo y llevarlo a cabo es una postura que recordarán incluso cuando ya hayan abandonado el lugar. Toda pequeña pieza cuenta para compaginar la situación y el entorno, por lo tanto, optar por manteles con servilletas que armonicen el salón donde se va a celebrar la comida, aperitivo o cena causará una excelente sensación en los comensales e invitados que acudan al evento que se va a celebrar.

Manteles para cada ocasión

Hay tan variadas ocasiones en las que estamos en torno a una mesa como formas de vestirla. En cenas o comidas navideñas, por ejemplo, no hay nada mejor que utilizar ropa de mesa acorde con lo que se celebra, utilizando manteles originales, muy coloridos a juego con servilletas decoradas. Una mantelería fina, manteniendo una calidad impecable, pero dándole un toque de creatividad.

Para situaciones en las que se requiere un poco más de sobriedad creamos toda una línea de manteles elegantes en diferentes tejidos, como los manteles de hilo, que confieren una estupenda caída sobre la mesa, cubriéndola por completo y dando un aire de distinción. Ya sea un mantel blanco lo que se busque o un mantel moderno con diseños vanguardistas, nuestro surtido abarca manteles para mesas redondas y manteles de mesa rectangular, que se adaptan por completo a sus formas y medidas tan definidos, así pues, fabricamos manteles rectangulares y manteles redondos, buscando siempre la satisfacción total de cada uno de nuestros clientes y teniendo en cuenta el tipo de mobiliario tan diverso que se puede encontrar en el mercado actual.

Comprar manteles grandes es una realidad factible, pues somos nosotros mismos los que confeccionamos cada una de las piezas que ponemos a la venta, seleccionando las telas para manteles, elaborándolos paso a paso completamente en España. De esta forma generamos la confianza y la seguridad que hace que los clientes que tenemos sean fieles a nuestra firma y se sientan orgullosos, al igual que nosotros, de que adquieren productos de altísima calidad, aspecto que se comprueba con el paso del tiempo, cuando se verifica que su apariencia y su efectividad siguen intactos, algo que no todas las firmas de ropa de hogar pueden decir con la boca bien abierta como hacemos en Carmen Borja. Y es todo esto lo que nos ha llevado a que sean nuestros propios clientes los que, mediante el boca a boca, hagan gala de la satisfacción que proporciona contar con nuestros productos, clientes fieles que confían en nosotros una y otra vez. Queremos pensar que por algo será, y ese algo quizá sea la ilusión y la profesionalidad que ponemos en todo lo que hacemos. Las mantelerías baratas no se evidencian por su precio, sino por su valor, una altísima calidad y la excelencia de sus materiales.

Diversos tejidos y características

Tomar la decisión de comprar un mantel implica conocer cuál es el que se ajusta a cada ocasión y las posibilidades que muestra. Los manteles de algodón, por poner un caso, son muy frecuentes para usar a diario, a la vez que resistentes, con lo que dan un toque fresco a la mesa, evitando así los manteles plastificados o de papel que dan una impresión tan sumamente antiestética. Además, los sanforizados son muy fáciles de planchar, haciendo que no se arruguen con tanta facilidad y conserven sus formas pulcras mucho tiempo.

Si todo esto lo unimos a la ligereza que presentan y la multiplicidad de estilos y estampados, más modernos o más clásicos, lo hacen el tejido versátil para vestir la mesa de forma práctica y con una calidad superior. Por su parte, los manteles de lino aportan un toque de romanticismo y quedan muy bonitos sobre una mesa de madera sin tratar o en un comedor de estilo rústico. Aportan calidez al ambiente y los hay con muy variados acabados, como puntillas y encajes, borlas o flecos… sencillez a la vez que elegancia. Los manteles de tela están por encima de las modas pasajeras y avanzan con ellas, por lo que se van actualizando en diseños y materiales, pero manteniendo su esencia. Disfrutar del lujo que evidencian y de su duración es un deleite.